miércoles, 23 de mayo de 2018

Numismática centenaria


¿Cuál es el problema de vivir en la misma ciudad que la Real Casa de la Moneda? Pues que se corre el riesgo de volver a antiguas tradiciones. Bueno, en realidad una moneda como la del 8º centenario de la Universidad de Salamanca me habría interesado de todas las maneras.
Caerán más, eso está claro, y es que están muy accesibles. Pero siempre fui muy raro ¿no?

martes, 8 de mayo de 2018

Kandinski - Carlos Sadness



El lunar que había en tu nariz,
ha desaparecido 
El día que estuviste más cerca de mí,
se marchó conmigo 
Tú tardabas tanto en decidir,
que me quedé dormido 
Esperando el beso de Klimt,
te dije al oído:

"Eres la persona elegida entre un millón, para explorar 
El mundo que hay dentro de mí"

Será surrealista y mágico 
Vivir en este amor abstracto 
Kandinski, Pollock y Picasso 
Viviendo nuestro amor abstracto

Me has costado mucho de encontrar 
Estabas escondida 
Siempre fuiste efímera y fugaz 
Como una despedida,
Pero algo me empujo hacía el interior 
De tus pupilas 
Tiemblan las estrellas de Van Gogh 
Cuando tú las miras

Eres la persona elegida entre un millón, para escapar 
Como hizo el lunar de tu nariz
Será surrealista y mágico 
Vivir en este amor abstracto 
Kandinski, Pollock y Picasso 
Viviendo nuestro amor abstracto

Será surrealista 
Vivir en este amor abstracto
Kandinski, Rothko, Francis Bacon 
Sixteen Jackies de Andy Warhol 
Hockney pintará en sus cuadros 
Piscinas para bañarnos

Será surrealista y mágico 
Vivir en este amor abstracto



viernes, 4 de mayo de 2018

Vacaciones no tan de asueto


Se terminan estas "improvisadas" vacaciones de mayo. Unos días a los que un castellano-leonés no está tan acostumbrado ya que se juntan días propios de la comunidad de Madrid pero que, con una buena planificación, cunden tanto como la semana santa. Vamos que en un alarde de evitar viajes de ida y vuelta en el tren he optado por aprovechar la semana entera.
Eso si, el hecho de que uno vuelva a recuperar la curiosidad perdida hace un tiempo, el interés por hacer las cosas bien y por aprender nuevas técnicas lleva a que los días de vacaciones no se traduzcan en eso que mucha gente parece preferir. En mi caso no he podido por menos que mantener activa la cabeza con algunos cursos que me permitan profundizar en las técnicas de reducción de dimensionalidad, extracción de vectores propios, identificar grupos a priori dispersos, etc...
Y es que yo no aplico cosas simplemente porque lo sugiera una web de internet. He de comprender las motivaciones, beneficios y problemas que puede acarrear el uso de una técnica u otra. Sinceramente creo que no vale con ejecutar una serie de instrucciones sin mayor planteamiento que si cumplen las reglas sintácticas del lenguaje. La semántica también importa y más cuando lo que se pretende es extraer información de un conjunto de datos.
Es posible que, al final del proceso, se terminen ejecutando las mismas instrucciones y en el mismo orden. Que en el conjunto de datos objeto de análisis el mejor proceso sea ese que describen los tutoriales. Y que, de haberlo aplicado sin entender lo que se hace, el resultado final sea prácticamente el mismo. Pero entonces ¿qué nos diferenciaría de las máquinas?
Y más importante aún ¿cómo podríamos estar seguros de que es el proceso correcto? ¿Cómo podríamos explicar qué se está haciendo? Y no, no vale con soltar una ristra de nombres de algoritmos seguidos de un "como todo el mundo". Si cambian los datos de partida ¿cómo nos ajustamos a ellos? Y, sobre todo, ¿cómo seríamos capaces de mejorar el proceso?
Sí, entiendo que para mucha gente es suficiente con terminar con un mapa de colorines que poder enseñar, pero en eso no consiste la ciencia, y mucho menos la ciencia de los datos. Al final, si aceptamos como verdades universales, y sin planeamiento crítico, los procesos preestablecidos ¿cómo generaremos nuevo conocimiento? No en vano esa búsqueda por entender los procesos es lo que diferencia a los científicos del resto de las personas. No sólo querer responder una pregunta concreta, no, también entender cómo haces esa pregunta, qué respuestas estás obteniendo, si realmente son apropiadas para la conclusión a la que se llega. No es tan sencillo.
Por tanto no, para mi las vacaciones no son para "tirarse en el sofá y no hacer nada". Sinceramente, tampoco podría hacer simplemente eso. Aprovecho para incrementar mi "navaja suiza" de utilizades para un mejor análisis, para unas conclusiones que aporten más información y de las que pueda estar más seguro si cabe.
¿Soy idiota por no "vaguear"? ¿por no aprovechar, con los ojos vendados y la nariz tapada lo que se hace "por defecto"? ¿por poder explicar los pasos que voy dando en cada análisis? Probablemente para el mundo en el que estamos, sumido en la ley del mínimo esfuerzo y de "cualquier chapuza con colorinchis es válida", sí. Pero yo no sigo las enseñanzas de La Chapuza Total de Shery Bobbins en Los Simpsons.


Además, dudo mucho que la mayoría de las grandes mentes, de los gigantes, que nos han traído hasta aquí se conformasen con hacer lo que estaba establecido, sin preguntarse el porqué. Y con ello no me quiero comparar, ni mucho menos, con esas personalidades. Simplemente se que si, en algún momento quiero acercarme mínimamente a lo que consiguieron tengo que actuar como lo habrían hecho, no con el "todo vale".

jueves, 3 de mayo de 2018

Colección científicos: Hipatia, la verdad en las matemáticas


Después de muchos escollos en el camino (todos ellos comprendidos) que han llevado al retraso de su llegada, por fin está en casa el nuevo título de la Colección Científicos con la que Jordi Bayarri intenta acercar la ciencia a los más pequeños.
La personalidad que en esta ocasión se presta a ser representada en formato de cómic es Hipatia de Alejandría, una de las pioneras en el mundo de las matemáticas y cuyos estudios trataron de aplicar el pensamiento analítico a los grandes misterios a los que se enfrentaba el ser humano.
Si os interesa el personaje la película de Alejando Amenabar, Ágora, también trata sobre esta inteligentísima científica cuyo trabajo no fue tan tenido en cuenta como se merecía por el mero hecho de ser mujer.
A ver con qué científico o científica con sorprende Jordi para la próxima entrega, yo ya le he hecho unas cuantas sugerencias, aunque claro, después de ilustrar el juego de cartas Eureka! tiene una buena lista encima de la mesa.

lunes, 30 de abril de 2018

[Reflexión] Los grandes tramposos de la ciencia, de Adeline Marcos para La Vanguardia


Hace ya algún tiempo que no traigo por aquí artículos sobre los que reflexionar un poquito y ayer Google Now me recomendó este de La Vanguardia que habla sobre algunos "grandes tramposos" de la ciencia. En él se cuentan algunos casos flagrantes de fraude científico, bien por falsear datos, bien por robos y otras malas artes (tan de moda ahora en los realities de la TV).
Son sólo un par de ejemplos seleccionados de entre una disciplina humana que cada vez sufre más la lacra del mal hacer. Si que hemos hablado en otras ocasiones de este problema, y sus causas, en este blog, y lo seguiremos haciendo porque es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el ser humano.
Y no será porque no se detecte en algún momento el fraude. Al final al tramposo es bastante probable que le termine llegando una carta editorial de Nature (o Science, Cell o cualquier otra revista) en la que recomienden que acepte firmar una retractación que, de todas maneras, se publicará. En algunos casos esto termina en suicidio ¿una medida demasiado drástica? Supongo que depende de la conciencia de cada uno.
Pero hasta que eso ocurre y los artículos manchados se van retirando, cargando de dudas a sus autores, la ciencia no puede avanzar en la dirección que debe hacerlo. Porque al final las revisiones las llevan a cabo seres humanos, con sus filias y sus fobias, sus amigos y enemigos y, sobre todo, con sus intereses particulares.
Yo mantengo la esperanza de que, con internet y las posibilidades que ofrece de plantear las dudas razonables sobre la ciencia que se va realizando se vaya limpiando la porquería de manera más eficiente. Al fin y al cabo Linux existe gracias a que miles de ojos revisan cada paso que se está dando.
Por mi parte lo único que puedo hacer es mantenerme vigilante y plantear a la comunidad todas aquellas dudas que me surjan a leer los trabajos. ¿No se suponía que en eso consistía la ciencia? ¿En dudar de todo? ¿En no dar nada por preestablecido?

miércoles, 25 de abril de 2018

100.000 genomas


Hoy es el día del ADN y gran parte de la ciencia está recordando y reconociendo el papel que desempeñó Rosalind Franklin. La ciencia le debe mucho y por estos lares ya se ha reivindicado en muchas ocasiones el hecho de que, sin su fotografía, James Watson y Francis Crick no habrían podido encontrar la forma mayoritaria (que no la única) en la que se organiza la molécula de la vida. Lo más gracioso es que sin ellos dos, Linus Pauling habría terminado dando con la estructura correcta pero sin la imagen de Rosalind se habría tardado mucho más. Uno de los mayores robos de la historia de la ciencia.
Este 2018 hace 15 años desde que el primer borrador de la secuencia completa del genoma humano fue liberado. Ya se habían publicado versiones preliminares anteriores pero hace 15 años se publicó lo más parecido a lo que hoy consideramos como "la versión de referencia". Una secuencia que tardo más de 10 años en llegar, una inversión de fondos extraordinaria y una ingente cantidad de trabajo para conocer el libro en de instrucciones para crear a un ser humano.
Hoy el Broad Institute, una de las instituciones más importantes en genómica ha secuenciado su genoma humano 100.000. No es la única que lo está haciendo, de hecho nosotros empezaremos en breve una tanda importante de población ibérica. Pero si que es una cifra importante, impensable hace no mucho tiempo.
Abu Dhabi pretende secuenciar a toda su población. En China van a por el millón de genomas. Habrá un día dentro de no mucho en que todos tengamos nuestro genoma en una base de datos y todo empezó con una imagen de una X que había que interpretar y que tenía mucho más significado.

lunes, 23 de abril de 2018

Día del libro 2018


Hoy ha sido el día del libro, fiesta en Castilla y León porque se celebra una ilustre derrota, pero es que los castellanoleoneses somos así, incomprensibles. Y aprovechando que caía en lunes me he pedido el día de vacaciones para poder pasarme por La Plaza Mayor y la reunión de libreros así como hacerme con el marcapáginas y sello de rigor.
El marcapáginas tiene un tema conmemorativo cada año y este tocaba "Salamanca ciudad de cultura". Bajo mi punto de vista es el marcapáginas más feo de los últimos años, y no solo eso, además se veía como de mala calidad. Pero bueno, aún así es limitado y por ello coleccionable.
Por su parte el sello no mejoraba a su compañero, por suerte en esta ocasión había dos sellos, uno de la feria y otro de los 800 años de la USAL que hacía brillar el logo de Barceló, ya que al lado del otro... pues bueno, ya sabéis. Además regalaban libros de poesía que siempre está bien.
En cuanto a las capturas literarias no se puede decir que encontrase lo que iba buscando. En el día del libro me gusta rebuscar por entre la esquina en la que hay más libros de bolsillo, de esos a los que se les hace poco caso y que se llevan más para rellenar y dar variedad que para otra cosa. La razón fundamental es que me gusta descubrir nuevas historias aprovechando este día. No en vano a Felix J. Palma y a Patrick Rothfuss los "conocí" de esa manera.
Pero este año había una sección alejada de los best seller más famosos así que tuve que conformarme con "Mitos Nórdicos" de Neil Gaiman. Un tiro seguro pero como digo, no es el día para ir "a lo seguro". También es verdad que las semanas anteriores había ido haciéndome con una buena colección de novedades a las que habrá que irles dando salida.
En fin, que el año que viene más y mejor.